1
   
   

EDITORIAL: MIEDO A EQUIVOCARSE

COLUMNISTA INVITADO

PASAN COSAS

DESAFIO A SUS CONOCIMIENTOS

POSTALES PORTEÑAS

INVESTIGACION

SU DESTINO EN EL HOROSCOPO

   
 

Editorial

MIEDO A EQUIVOCARSE

Como no hay estadísticas al respecto, debemos partir desde el empirismo que, cuando ya cargamos con algunas décadas de vida, suele aproximarnos a conclusiones irrefutables. La experiencia, aunque les pese a ciertos jóvenes que a menudo miran con incredulidad, intolerancia y hasta una pizca de desprecio a los mayores, puede convertirse en un aval contundente frente a determinadas cuestiones. Una de ellas nos permite afirmar que los errores más graves que cometemos a lo largo de nuestra vida son aquellos que se derivan de las decisiones que no tomamos por el miedo a equivocarnos. Desde que somos muy chicos nos inculcan un falso concepto de la seguridad que muchas veces deviene en un fuerte obstáculo que nos bloquea cuando llega el momento en que debemos pronunciarnos abiertamente por una opción y asumir las consecuencias pertinentes. Como contrapartida elegimos el atajo menos traumático de la comodidad que implica, entre otras variantes, que el tiempo o las circunstancias se encarguen de resolver el entuerto. O, lo que es peor, que otros decidan por nosotros. En esta instancia, cualquiera sea el desenlace, siempre nos quedará el consuelo de endilgarle a la buena o a la mala fortuna, al destino, a la voluntad divina o a un tercero, lo que haya acontecido con nuestras vidas. Y así gozaremos de una dudosa pero placentera impunidad. Al fin de cuentas lo que haya ocurrido nos resultará ajeno porque no correremos el riesgo de alterar el orden natural de las cosas ni habremos dañado ni incomodado a nadie. La perspectiva, en cambio, es muy diferente para quienes deciden asumir el control de sus acciones. Sencillamente porque parten del pleno convencimiento de su capacidad de razonamiento, de su fortaleza y energía, lo que los impulsa a comprometerse sin mezquindades.

Todos, en mayor o menor medida, conocemos a personas que han optado por ser los protagonistas de su propia historia. A su manera se las ingeniaron para derribar decenas de prejuicios para darle rienda suelta a sus proyectos. Muchos continuaron defendiendo sus ideales aún después de fracasos devastadores. Otros superaron las críticas más feroces, la burla y hasta el escarnio. Nada pudo amedrentarlos. Nadie pudo interponerse en la búsqueda pertinaz y obsesiva de sus objetivos. Sus convicciones se mantuvieron intactas cuando otros vacilaron. Y, por encima de todo, asumieron que cada tropiezo y que cada escollo implicaba apenas un nuevo desafío. La renovada necesidad de esquivar los condicionamientos de ese ancestral miedo a equivocarse. O tal vez eligiendo la posibilidad de equivocarse por sus propios medios en lugar de ser rehenes de otros o víctimas de esa mayúscula equivocación que es no hacer nada.

El texto que sigue, con la firma del escritor uruguayo Eduardo Galeano, remarca el enorme poder que puede atribuírsele a un docente cuando se trata de fortalecer espiritualmente a un chico ayudándolo a superar sus temores. Es tan sólo un ejemplo que acompañamos como corolario de estas líneas. Dejamos librada a la inmensa imaginación de los maestros argentinos las múltiples variantes que se les ocurra para avanzar en la misma dirección.

Los alumnos del sexto grado, en una escuela de Montevideo, organizaron un concurso de novelas. Participaron todos. Todos escribieron novelas en aquel concurso donde yo fui uno de los tres jurados; los otros dos eran: el Maestro, el Maestro Oscar, puños raídos, sueldo de faquir…y una alumna que era la delegada de los concursantes. A la ceremonia de premiación se prohibió la entrada de todos los adultos, con excepción del Maestro, yo, que era miembro del jurado, y los niños que eran los participantes en el concurso. Todos fueron premiados. Hubo un premio para cada trabajo y con el premio una pequeña explicación de los méritos del trabajo presentado. Y cada premio fue celebrado con una ovación por todos los niños de la clase…y hubo lluvia de confetis y de serpentinas…y al final me quedé conversando con los chiquilines, y el Maestro me dijo, el Maestro Oscar me dijo: “Nos llevamos tan bien, que me dan ganas de dejarlos a todos, repetidores”. Y una nena, venida del interior, de un pueblito del interior, me dijo que ella cuando llegó en los primeros tiempos era muy callada, no había manera de sacarle una palabra de la boca, y ahora…, me dijo, el problema es que no me puedo callar, hablo todo el tiempo… y yo al Maestro Oscar lo quiero muuuucho, muuuchísimo, porque él me enseñó a perder el miedo de equivocarme.


El Director

subir

 
 

COLUMNISTA INVITADO

BASES FILOSÓFICAS Y PRINCIPALES DE LA "DIGITERAPIA BIOS"

El Universo Cósmico es fruto del Qi regido por el soplo gobernado por el yin / yang, ley que mantiene en suspensión universos, galaxias, estrellas y habitantes menores como asteroides, cometas, etcétera. Todos regidos por el “uno”. El es el principio, el fin y el medio condicionante de todo, origen de sí mismo y de todas las cosas. El es el movimiento eterno. El es el soplo y el origen del soplo. Mas El está por encima de sí mismo y no tiene nombre. Es “el innombrable” que existe más allá de la existencia que El originó. El dio todas las leyes, aún el yin y el yang, pero siendo “el innombrable” no tiene ley y siendo más que la Eternidad ninguna ley le atañe. La Tierra es un planeta, brote del astro sol, del que depende, suspendida en el cosmos que junto con su origen, el Sol, navegan por un borde de la galaxia de Andrómeda, en la Vía Láctea. Es uno de los planetas con vida. La Tierra se creó, evolucionó, desarrolló condiciones viables del Yin / yang en el Qi y, entonces, arrasada por las emanaciones del soplo que penetró las aguas del mar, en ella broto la vida que comenzó en el mar.

La vida es un atributo general compartido por una infinidad de seres biológicos, en una evolución cíclica, que nacen, viven, se reproducen y mueren, en una incesante modelación de acontecimientos que se desarrollan en un esfuerzo de adaptación al ambiente determinante de su aspecto y características. Desde el agua, aire, suelo y subsuelo. Desde seres unicelulares hasta el Hombre, espejo del cosmos. El ser humano vive sobre la Tierra que tiene bajo sus pies, por encima de su cabeza tiene el Cielo. El conjunto Cielo – Hombre – Tierra están ubicados en el cosmos, alimentados por la energía del astro sol. (rayos solares) y la energía propia del universo cósmico (rayos cósmicos).

Los medios de que se vale la medicina tradicional china (MTC) para influir sobre los “hsueh” o puntos de manifestación energética de los órganos, pueden ser de diferente índole: masajes, pellizcos, golpeteos, acupuntura (con espinas de bambú, espinas de pescado, agujas de piedra, de bronce, de oro, de acero), presiones con diferentes elementos (dedos, uñas, puntas de hueso, madera, plásticos, metales). También fuentes calóricas (moxibustión, resistencias calefactoras), imanes, electricidad de varias formas (bajos voltajes, rayos infrarrojos, ultravioletas, sonidos, ultrasonidos, fuentes lumínicas), energía mental y otros medios. Es decir que muchos medios han sido ensayados para influir sobre la energía de nuestro cuerpo con modalidades y resultados diferentes. Estos medios diferentes son como “idiomas diferentes” que el cuerpo debe entender, interpretar,  ejecutar y, de hecho, lo hace, pues el cuerpo, en una escala diferente e independiente del cerebro, es una entidad pensante, en el sentido energético, al igual que lo es el cosmos (“el cosmos pensante”) en cuyo seno fue creado y se desarrolla gracias al soplo vital cósmico y, por ende, su funcionamiento, obedece a los mismos principios y leyes cósmicas. El cuerpo percibe, analiza, cataloga, razona, compara su situación y efectúa el impulso recibido, equilibrando, hasta donde le resulta posible, el funcionamiento del total y cada uno de sus órganos. Con el tratamiento efectuado según principios correctos, el cuerpo comprende nuestras intenciones “lee e interpreta” el pensamiento de la unidad tratante, aplica el estímulo recibido a la unidad tratada de una manera autorreactiva y autorreguladora. Debe haber una mancomunión intencional para que esto ocurra. Al darse esta condición, la terapia funciona: el cuerpo siempre interpreta y ejecuta.

Ahora, de las condiciones: cuando la energía circula bien hay salud. Cuando la energía circula mal o se estanca hay enfermedad. La acción de Digiterapia Bios consiste en aplicar los principios de energética de la medicina china para:

  • Todo se basa en restablecer el equilibrio energético Yin / Yang.
  • Movilizando la energía estancada por los principios de la MTC.
  • Activando su circulación correcta por los principios de la MTC.
  • Normalizando su biosecuencia aplicando la modalidad propia de quien esto sucribe.
  • Regularizar la función de los órganos vitales según la tradición.



Dr. José Knaphais
MN Nº 28.868
Consultas: 4566-3673
Correo electrónico: dr.jknaphais@yahoo.com

subir

 
 

PASAN COSAS

SÁBADOS DE RADIO

El sábado 11 de julio hicimos el programa 460, cuyo tema central fue “¡Qué noche de casamiento”! Recibimos a la actriz Stella Matute, quien junto a Fernanda Mistral co-protagoniza “Despedida en París” en el teatro La Comedia. Una semana más tarde hicimos el programa 461, que llevó por título “Amigos celosos”. El sábado 25 de julio, en el programa 462, hablamos de Osvaldo Pugliese al cumplirse dos décadas de su paso a la inmortalidad. “Pugliese, Pugliese, Pugliese” fue el título escogido. Nos acompañaron el Marcelo Silguero, la actriz Verena Smith y el actor Diego Dinkel, director y protagonistas de “Antígona Vélez”, la obra de Leopoldo Marechal que se presenta en el Auditorio Losada. Una semana más tarde, el sábado 1º de agosto, el tema elegido fue “Buscando la eterna juventud”. Recibimos a Cristian Vélez, autor y director del espectáculo infantil “Lácudra, el vampiro”, que ocupa la cartelera del teatro Carlos Carella.

HECHOS & PERSONAJES en  radio es una  idea de Luis Alberto  Vázquez,  responsable  también  de  la  conducción.  El equipo periodístico está integrado por Daniela Sea, Marina Márquez, Anabela Morrongiello, Vanesa Preli y Juan Carlos Zapiola. Con locución de Marcela Godoy. Estamos los sábados de 14 a 15 horas. Y recuerde que también puede seguirnos a través de la Internet en www.am1010ondalatina.com.ar o desde nuestro sitio web www.hechosypersonajes.com.ar O seguirnos en facebook. Escúchenos, queremos escucharlo.


GANADORA DEL CONCURSO

Carolina Pamela Umoh resultó la ganadora del concurso “En bici con El Zorro”, que organizamos conjuntamente con Bicicletas Orense. El cupón enviado por la niña resultó favorecido entre los casi mil setecientos que recibimos entre marzo y el 31 de julio, fecha estipulada para el cierre de la convocatoria. La flamante ganadora cumplió 15 años el pasado 19 de febrero, es vecina de Caballito y concurre a tercer año en la Escuela Normal Superior Estanislao Severo Zeballos. El papá, de origen nigeriano, se llama Umoh Moody Umoh, la mamá Silvia Roldán y tiene tres hermanitos llamados Micaela, Candela y Facundo. En la próxima edición de HECHOS & PERSONAJES publicaremos las fotos de la entrega del rodado, que se produjo en vísperas del Día del Niño. ¡Felicitaciones a Carolina y muchas gracias a todos los participantes! Los esperamos en el 2016.


BECAS ALFREDO ALCÓN

Las “Becas Alfredo Alcón” tienen como propósito brindar una ayuda económica a jóvenes que quieran recibir clases de actuación con grandes maestros en Buenos Aires. Fue creada en homenaje a uno de los más grandes actores de la escena hispanoamericana. Sinónimo de talento, trabajo denodado y respeto por la profesión y sus compañeros, Alfredo Félix Alcón Riesco es un ícono del teatro clásico. Las becas se otorgan una vez al año. El cierre de inscripción seré el viernes 30 de octubre. Deben reunir los siguientes requisitos: Ser de nacionalidad argentina y tener entre 18 y 25 años de edad cumplidos al momento de aplicar a la beca y tener disponibilidad para entrevistas con el jurado durante el mes de noviembre de 2015. Los nombres de los ganadores se darán a conocer en febrero de 2016. El formulario de inscripción se encuentre en www.fundacionromeo.org.


LOS DÍAS FELICES

El segundo tramo de agosto, ya en territorio virginiano, nos acerca los nombres de numerosos amigos que se disponen a celebrar un nuevo cumpleaños. El 22 será el turno de Miriam Figari, titular de Central Pet. Un día más tarde el agasajado será Tomás González, pope de Virtudes de la Tierra. Seguimos con Edith Margulis, responsable de La Biblioteca Café (el 24) y Cristian Valdez, de Fletes New (el 26).  El 27 coinciden en la celebración Carla Speroni y el arquitecto Carlos Sáenz, quienes forman parte del excelente equipo de El Estudio, mientras que el viernes 28 los regalos y saluditos serán para David Burztyn, de la pañalera Yo no fui. Cerramos con nuestra compañera de tareas en AM 1010 Onda Latina Anabela Morrongiello y el querido Fernando Fontana. Septiembre arranca con tironcitos de orejas para Carlos Severino, quien estará de parranda el martes 1º. Continuamos con nuestra querida amiga Liliana Torres (el 5). La nómina se completa con el profesor Esteban Giménez (el 9), Daniel Goldín (19) y nuestra entrañable amiga Anahí Martella (el 20). Que Dios, con su infinita generosidad y sabiduría, derrame sobre todos ellos paz, amor, salud y trabajo. Y en este deseo se suma, claro está, la gran familia de HECHOS & PERSONAJES. Tanto en las páginas de esta revista, como en el programa radial que hacemos los sábados de 14 a 15 por AM 1010 Onda Latina, como el sitio web www.hechosypersonajes.com.ar, encontrarán múltiples opciones para que los cumpleañeros tengan un festejo memorable. Téngalas en cuenta.


TODO EVA PERÓN

El Museo Evita abrió sus puertas el 26 de julio de 2002, justo al cumplirse cincuenta años de la desaparición física de María Eva Duarte de Perón. Su objetivo primordial consiste en exhibir a visitantes argentinos y extranjeros colecciones conformadas por el aporte patrimonial de la Familia Duarte-Álvarez Rodríguez y donaciones de particulares.
La llamada “Casa Carabassa”, sede del Instituto y del Museo – situada en Lafinur 2988 – alberga en sus fachadas y en su interior el recuerdo de la obra realizada por Evita. El edificio, declarado lugar histórico nacional por decreto Nº 349/99, sitio de interés cultural por resolución 187/2000 de la Ciudad Autónoma de la Ciudad de Buenos Aires y monumento histórico nacional por decreto Nº 231/07, fue construido en 1923 por el arquitecto Estanislao Pirovano, como vivienda unifamiliar. En el año 1948 trocó su destino al ser adquirido por la Fundación de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón, instalándose allí el Hogar de Tránsito Nº 2 con el fin de ofrecerle amparo a mujeres en situación careciente, en forma transitoria y hasta tanto la Fundación pudiera ofrecerle trabajo y vivienda. Las visitas guiadas se realizan de martes a domingos en español, inglés, portugués y francés, con una duración aproximada de 45 minutos y un mínimo de cinco personas por grupo. Para recorrer el Museo Evita con guías acreditados, es necesario hacer una reserva previa llamando al 4807-0306 o por vía e-mail a visitasguiadas@museoevita.org También es posible acceder a la biblioteca, que cuenta con más de 10 mil ejemplares para su consulta. Funciona de lunes a viernes de 14 a 18 horas y su correo electrónico es biblioteca@museoevita.org El Museo ofrece, además, diversos espectáculos audiovisuales, dicta cursos y cuenta con exposiciones permanentes, temporales e itinerantes, entre otras propuestas.


subir

 
 

DESAFIO A SUS CONOCIMIENTOS

12 PREGUNTAS SOBRE BUENOS AIRES

  1. En su poema “Fundación mítica de Buenos Aires”, Jorge Luis Borges alude a cuatro calles que conforman una manzana en el barrio de Palermo. ¿Cuáles son las que menciona?

  2. En Navarro 2458,  barrio de Agronomía, se encuentra la iglesia donde está situado el santuario de la Virgen que Desata los Nudos. ¿A quién está consagrado este templo?

  3. ¿En qué parque se encuentra el monumento a Simón Bolívar, obra esculpida por José Fioravanti como homenaje de la Argentina al otro gran libertador del continente?

  4. El nombre de Francisco Acuña de Figueroa (1791-1862) está asociado a una calle que transcurre entre Palermo y Almagro. Se trata de un poeta uruguayo que escribió la letra de dos himnos nacionales. Uno dedicado a su país de origen. ¿Cuál es el otro?

  5. Palíndromo es una palabra que se lee igual hacia adelante que hacia atrás. Cinco calles porteñas responden a esta definición. ¿Cuáles son?

  6. En 1891, la plaza Constitución estuvo a punto de cambiar de nombre tal como lo había dispuesto una ordenanza municipal aprobada el 23 de enero de ese año. Pero el intendente municipal Francisco P. Bollini la vetó. ¿Qué nombre iba a tener este paseo?

  7. El Museo de la Anestesia fue inaugurado el 29 de junio de 2001 a partir de la iniciativa del doctor Adolfo Venturini, por entonces presidente de la Asociación de Anestesia, Analgesia y Reanimación de Buenos Aires. ¿Dónde funciona?

  8. Como en muchas ciudades europeas, en la zona de plaza Francia, una calle culmina su recorrido en escaleras. ¿Cuál?

  9. Tanto el nombre como los colores de un club de fútbol con sede en Villa Soldati fueron inspirados en los relatos ficcionales  que el periodista deportivo Ricardo Lorenzo, apodado Borocotó, publicaba en la revista El Gráfico. Fue fundado el 17 de octubre de 1948. ¿Cuál es?

  10. El 24 de abril de 1958, la llamada Revolución Libertadora, privatizó radio Rivadavia entregándola a la empresa Radio Emisora Cultural S.A., que era propiedad de Minera Aluminé y Banco Buenos Aires. Fue la primera en transmitir las 24 horas con programación propia. Debido a ello adoptó como logotipo un gallo y una lechuza para simbolizar el día y la noche. Desde su nacimiento hasta la actualidad, sus estudios funcionan en el mismo lugar. ¿Dónde?

  11. En 1973, la entonces Sala de Representantes (actual Legislatura) nombró a los tres primeros ciudadanos ilustres y escogió a tres personajes indiscutibles de la literatura, el deporte y las ciencias. ¿Quiénes fueron?

  12. “Casa Lamota, donde se viste Carlota” fue el eslogan publicitario de un famoso local donde se ofrecía ropa de todo tipo, pero especialmente disfraces para uno y otro sexo desde los 2 hasta los 15 años. ¿Dónde estaba ubicada?


subir

 
 

POSTALES PORTEÑAS

UN MAUSOLEO PARA EL POLÉMICO RIVADAVIA

Cuentan que a la ceremonia de inauguración asistieron más de cincuenta mil personas. Una cantidad estremecedora si recordamos que fue el 3 de septiembre de 1932, cuando gobernaba el general ingeniero Agustín P. Justo y la intendencia porteña era ejercida por Mariano de Vedia y Mitre. El destinatario de tamaña convocatoria era uno de los personajes más polémicos y discutidos de la historia argentina. Tal vez el prócer sobre el que converjan, en cantidades industriales, tantos admiradores como detractores. Y todos con sobrados argumentos para justificar sus posiciones. Algunos años antes, allá por 1923, los masones de la Argentina decidieron erigirle un monumento en la plaza de Mayo, pero al ser resistida esa ubicación por parte de la Iglesia Católica, que nunca lo quiso demasiado, decidieron asignarle su actual emplazamiento. Está situado en el centro de la Plaza Miserere, popularmente conocida como Once, en el barrio de Balvanera. Lo que está fuera de toda controversia es que se trata de una de las obras más colosales de nuestra ciudad: mide 15 metros de ancho por 24 y medio de largo, mientras que en su altura máxima supera los 9 metros. El conjunto tiene tres cuerpos hechos con bloques de granito, lo que le otorga la majestuosidad buscada por quienes lo pergeñaron. Para hacerlo se utilizaron más de mil seiscientos bloques traídos desde Alemania. Y aseguran que el tallado en las canteras fue dirigido y supervisado por el autor de la obra, Rogelio Yrurtia, uno de los más notables maestros argentinos de la escultura, a quien alguna vez se lo calificó como “el Auguste Rodin del país”, en comparación con el genial artista francés. Y no se trataba de una exageración. En ambas caras, dos figuras recuerdan al propio Rivadavia y a la República. También impactan las imágenes en bronce que, en cada lateral, parecen ser las custodias del lugar. Miden 5,60 metros cada una y representan a un hombre joven (una alegoría a la vitalidad y la energía; está hacia el Norte) y a Moisés, el famoso patriarca bíblico, símbolo de sabiduría, ubicada mirando al Sur. El sarcófago con los restos de Rivadavia, que fueron trasladados desde el cementerio de la Recoleta, está ubicado en el centro del mausoleo y a unos cuatro metros del piso. Dicen que fue hecho con cianita negra, un cristal de roca al que se le atribuyen propiedades energéticas.

Bernardino de la Trinidad González Rivadabia y Rivadabia nació en Buenos Aires el 20 de mayo de 1780. Hijo de un abogado español, tuvo el privilegio de estudiar en el Real Colegio de San Carlos. Se rebeló primero suprimiendo su primer apellido y después, en 1813, eligió escribir Rivadavia, ahora con “v”, tal como lo inmortalizó la historia argentina. Digamos además que no formó parte de los agraciados con el don de la belleza exterior. Seguramente tampoco ayudaron sus gruesos labios y la combinación de su prominente abdomen con las piernas delgadas. Cruelmente, sus enemigos lo llamaban sapo de diluvio. También lo apodaron el Mulato (por los labios gruesos) e incluso llegaron a bautizarlo Napoleón, por caminar con sus manos en la espalda. Pero a pesar de su fealdad se las ingenió para destacarse por una misteriosa seducción con el sexo opuesto. Bernardino siempre solía estar rodeado de bellas mujeres en las tertulias de la época. Actuó en las invasiones inglesas y participó activamente en la vida política posterior a la caída del virrey Cisneros. Fue ministro de Gobierno, diplomático y, entre el 2 de febrero de 1826 y el 27 de junio de 1827, se desempeñó como presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, cargo al que debió renunciar. Fue el primer presidente de los argentinos y, además, también el primero en renunciar, inaugurando una tradición que habría de repetirse unas cuantas veces con el paso del tiempo. Tanto los que concluyeron su mandato como los que se fueron antes de tiempo parecen estar igualados por un elemento concomitante: “ocuparon el sillón de Rivadavia”, tal como suele decirse tan frecuente como erróneamente. Y si bien nadie sabe dónde se sentó cuando ocupó su breve presidencia, de su mobiliario se conocen dos sillones, pero ninguno de ellos formó parte de su escritorio en sus tiempos de presidente. Uno era de caoba y brazos cortos y fue donado a la Universidad de Buenos Aires para uso de los rectores, pero el implacable paso de los años lo deterioró de tal manera que fue reemplazado. El otro, Rivadavia lo cedió a la Catedral porteña y es ocupado en cada tedéum por el primer mandatario. Lo que revela que es el único momento en que en rigor se sienta en “el sillón de Rivadavia”. El día que dimitió, don Bernardino no quiso dejar ni señales de su gestión. El “escrache” lleva la firma de Vicente Fidel López, quien documentó la situación en estos curiosos términos: “Hasta la Casa de Gobierno había quedado desmantelada y sin menaje: sus piezas reducidas a paredes desnudas y deterioradas; pues resultaba que todo el moblaje, hasta el del despacho presidencial traído de Europa, era de propiedad del señor Rivadavia; y que, antes de dejar el poder, conociendo la insolvencia del nuevo gabinete para abonarle su valor, se lo había trasladado todo a su nueva habitación”.

Bernardino Rivadavia sumó infinidad de adeptos como crueles detractores. Fue el primer presidente que tuvo nuestro país.

Más allá de estos datos anecdóticos digamos que su actuación pública estuvo signada por su claro centralismo porteño y un empréstito que firmó con la Baring Brothers, un banco británico, lo que generó una deuda con condiciones leoninas desfavorables (y hasta humillantes) para nuestro país. Rivadavia estuvo casado con Juana del Pino y Balbastro, hija del ex virrey Joaquín del Pino, con quien tuvo cuatro hijos: Benito, Constancia, Bernardino y Martín. En 1829 se fue a España. Posiblemente por estos años consolidó su relación con la masonería. El Grado 33 Alcibíades Lappas, escribió que “iniciado como ya se ha dicho en Europa, actuó en la Argentina en las Logias Aurora y Estrella Sureña, y propició la fundación de la Logia Valeper”. Volvió en 1834, pero las autoridades no le permitieron desembarcar, señal elocuente de que no había dejado buenos recuerdos. Primero se radicó en Mercedes y Colonia, en tierras uruguayas, luego pasó por Brasil y finalmente se instaló en Cádiz, España, donde murió el 2 de septiembre de 1845, de ahí la elección de ese día para la inauguración del monumento que nos ocupa. Sus restos fueron repatriados en agosto de 1857, a pesar de que en su testamento Rivadavia expresó claramente que “no fueran enterrados en Buenos Aires y menos en Montevideo”. Esa vez se le rindieron honores de capitán general. Mucho antes el expresidente Bartolomé Mitre lo había calificado como “el más grande hombre civil de la tierra de los argentinos”. Y ya se sabe que este general fue el gran artífice de “la historia oficial”, es decir, del relato de los hechos del pasado desde la óptica y según la conveniencia de quienes detentan el poder. A Mitre, que era muy astuto, le cupo la laboriosa tarea de colocar en su sitio a “buenos” y “malos” en nuestros orígenes patrios. Es razonable, desde esta perspectiva, que Rivadavia estuviera en el primer pelotón y entonces le fueran concedidos todos los honores correspondientes.


Adrián Velázquez


subir

 
 

INVESTIGACION

Grandezas, Miserias y Anécdotas
del Espectáculo Argentino

(Capítulo 6)

9. ASTUCIAS DEL TITÁN

La imagen clásica de una figura que durante dos décadas alcanzó altos picos de audiencia televisiva con “Titanes en el ring”, con los que también llegó al cine y recorrió nuestro país y parte de América latina con sus presentaciones

Todo lo que se supo sobre su vida fue contado por él mismo. Y este dato, sobre todo conociendo su habilidad para crear mitos y fantasías, en una tenue frontera entre la verdad y la mentira, genera más dudas que certezas. Lo concreto es que nació el 30 de abril de 1922 en un conventillo de San Telmo al que definía como “el más grande del barrio”. Su infancia, siempre siguiendo su relato autobiográfico, fue muy desdichada. El padre se llamaba Hamparzún Karadayijan (el Karadagian devino en una posterior elección artística) y fue “una bestia, un matarife rico y amarrete que se cansó de pegarnos a mí y a mi hermana”. Dijo que comenzó a trabajar desde muy chico para ayudar a su madre, Paulina Rodríguez, en rubros que aún son habituales en infancias desprotegidas: lustrabotas y vendedor ambulante, profesiones a las que supo añadirles su impronta. “Yo fui empresario lustrabotas: compraba los cajones y se los daba a otros pibes para que trabajaran para mí”, explicó con respecto a su primer emprendimiento laboral. Sobre la segunda actividad fue también explícito en cuanto a su caudalosa astucia como valor agregado: “Junto con un rengo al que llamábamos Media Gamba repartíamos en los tranvías paquetes de caramelos, a los que primero manchaba con barro, así junto a las monedas nos devolvían las golosinas”. Su versión autobiográfica incluye el ingreso a los cuadriláteros donde con el paso del tiempo desplegaría una infinita capacidad histriónica. Relató que a los 8 años, en la ciudad norteamericana de Detroit y en representación de la Asociación Cristiana de Jóvenes, consiguió el título panamericano infantil de lucha grecorromana. Y que cuatro años más tarde, ya en Londres, alcanzó el título mundial de la categoría mayores. “La mismísima Reina Isabel me dio el premio”, contó con orgullo, aunque con la imposibilidad de acreditar la conquista con algún aporte documental. Que un chico de esa edad dispusiera de tantas facilidades para viajar por el mundo ameritaría, por lo menos, algunos interrogantes. Pero todo es posible en su particular recorrido por el pasado. Lo cierto es que ese galardón ecuménico fue el recurso que habría de utilizar hasta el final de sus días para que Rodolfo Di Sarli y los relatores que desfilaron por “Titanes en el ring” lo presentaran como “el campeón del mundo Martín Karadagian”. Otra teoría, sin embargo, desvanece la anterior. Dice que era hijo de un luchador, barón pashá de Armenia por herencia, y pródigo estudiante frustrado de violín. En rigor, los primeros datos comprobables sobre su vida alumbran hacia el despuntar de la década de 1940, cuando comenzó a frecuentar el gimnasio del Luna Park entrenándose con la troupe de catch as catch can (“agárrese como pueda” en inglés, trasladado al lenguaje popular como cachascascán). Allí, el joven Martín, ya con su cuidada barba negra como rasgo distintivo, consiguió entrar en el plantel que lideraban el inmenso Hombre Montaña y el conde polaco Karol Nowina. “Todos eran enormes, tipos de más de cien kilos; yo era más bien chico y no muy técnico, sólo me quedaba hacerme el malo”, resumió a propósito de aquellos días inaugurales con esa disciplina deportiva a la que habría de nutrirla de los más variados matices. Para potenciar su fama dijo que después de esa formación básica en el gimnasio de Corrientes y Bouchard salió a recorrer el mundo y que en el ring segó la vida de tres contrincantes. “En 1946, en los Estados Unidos, con una llave invertida a uno le quebré el cuello; en 1951, en Portugal, otro se rompió la columna vertebral; y en 1955, en Canadá, otro rival cayó fuera del ring y sufrió lesiones fatales”. Estas muertes, según parece, no recibieron castigo alguno. También, en su asombroso relato, afirmó que había conquistado y perdido sucesivamente varias fortunas forjadas trabajando tanto de luchador itinerante como importador de joyas y de oro. Pero la escena preferida de esa época memorable sucedió en 1943, en la isla de Creta donde, según su apasionado recuerdo, enfrentó en el cuadrilátero a quien luego fuera consagrado como Juan XXIII, apodado “El Papa bueno”. Compitieron en lucha grecorromana y libre. Y, como uno podría imaginarse, se impuso nuestro héroe, aunque el religioso salió ileso de la contienda, apenas con algunos magullones.

Probablemente hastiado por tanto ajetreo turístico, quizás ansioso por ser reconocido en su propio país, en el arranque de la década de 1960 decidió que era tiempo de triunfar en la Argentina. Ya por esa época se autoproclamaba “empresario del catch”. Y si bien como espectáculo cuasi deportivo estaba en decadencia y estos combates despertaban escaso interés en los estadios donde se presentaba, el pícaro Martín descubrió que en el horizonte comenzaba a abrirse una endija amplia y generosa llamada televisión. Y que ese aparato podría ser la llave de un futuro venturoso. No se equivocaba. Su innata habilidad para los negocios lo llevó hasta el Capitán Piluso, aquel personaje que signó el camino a la gloria de Alberto Olmedo, por entonces dedicado al público infantil que lo había declarado su ídolo. Se planteó un desafío en el Luna Park con localidades agotadas y una multitud expectante en las afueras del estadio: Karadagian contra el muchacho de la honda, la remera a rayas hortizontales y el sombrero marinero. Transmisión en directo de Canal 9, que esa tarde –la del 12 de noviembre de 1961– inauguraba su equipo de exteriores con esa curiosa competencia. Ganó –si es que cabe el término– Piluso, con la eficaz ayuda de su inseparable compañero Coquito. En verdad, el mayor rédito lo obtuvo el hijo del armenio golpeador, quien consiguió un contrato en la emisora palermitana para el año siguiente. El sábado 3 de marzo de 1962 quedaría inscripto como un hito en la historia de la tevé vernácula con el lanzamiento oficial de “Titanes el ring”. Punto de partida de una historia que le permitió alcanzar picos impensados de popularidad, casi todos inducidos a fuerza de su inmensa creatividad y su innegable olfato comercial. Fue el protagonista excluyente de algunas “peleas” memorables. Enfrentó, entre otros, al exboxeador italiano, alguna vez campeón mundial de peso pesado Primo Carnera. También le hizo besar la lona al “Mono” José María Gatica, quien ya en el triste ocaso de su carrera, se expuso al ridículo en el estadio de Boca Juniors. Tuvo como adversario al hermano playboy de la reina Fabiola de Bélgica, Jaime de Mora y Aragón. En el cuadrilátero luchó a brazo partido con Bongo, un oso de dos metros. Pero en el colmo del paroxismo se expuso a una batalla ya mítica con ¡El hombre invisible! Desde la tele en blanco y negro se veía a Martín dando volteretas sobre el ring, cayendo, levantándose y aparentemente recibiendo fuertes impactos y golpes “casi” mortales de su contrincante, mientras Rodolfo Di Sarli –cuyo aporte a lo largo del tiempo fue indispensable para sostener la enorme farsa de “Titanes”– decía que solamente él podía visualizar lo que estaba aconteciendo en aquella jornada histórica gracias a que contaba con unos lentes especiales similares (o iguales vaya uno a saber) a los que emplean los soldadores.

El éxito se fue consolidando con el paso de los años y se abrieron nuevos mercados para el producto “Titanes en el ring”, que comenzó a expandirse hacia otros países latinoamericanos. La habilidad del mentor impulsó también negocios paralelos. Algunos tuvieron que ver con el merchandising (disfraces, caretas, posters, calcomanías, el célebre gofio que servía para potenciar la fuerza, entre muchos más) y otros con la propia voracidad de Karadagian por sacarle el jugo a todo lo que rodeaba al espectáculo. Se cuenta, por ejemplo, que los “jurados” situados a orillas del ring eran comerciantes, empresarios o ignotos buscadores de fama que abonaban una suma de dinero para sentarse en ese lugar de privilegio y ser mencionados a lo largo del programa por el inefable Di Sarli o por el locutor Jorge Bocacci.

El 10 de agosto de 1957, “enfrentó” a José María Gatica en el estadio de Boca Juniors. El “Mono” estaba en el ocaso de su carrera y el combate se convirtió en una verdadera parodia.

En 1970, Martín estuvo preso. Lo acusaron de lesiones y extorsión a un ingeniero. Fue un capítulo confuso en la historia del Titán mayor de la tevé argentina. En alguna entrevista llegó a decir que “lo había matado en defensa propia”. En la antología inevitable de anécdotas se cuenta que era extremadamente exigente con sus empleados, con quienes en más de una oportunidad debió litigar en Tribunales. “Si llegan tres minutos tarde, los suspendo. Si se ponen mal el traje, los suspendo. Si se arreglan mal el pelo, los suspendo. Esto tiene que funcionar como un mecanismo de relojería: el absurdo y el humor también tienen sus reglas muy precisas”, solía decir tal vez para despejar dudas en torno de su indiscutido liderazgo. En una entrevista que el escritor Dalmiro Sáenz le realizó para la revista Estación 90, Karadagian le confesó cómo creaba a los luchadores de su troupe. “Cuando vienen al gimnasio yo los miro y no pienso qué lucha van a hacer sino qué personaje pueden ser. Digo: éste es Napoleón, por la manera de ser, de actuar… Lo primero que hacía era darle un libro en donde figuraba ese personajes para que mientras lo leía lo fuera viviendo. Con Don Quijote, por ejemplo, me fue difícil encontrarle un caballo. Tenía que ser cabezón, flaco y viejo. Lo encontré donde hacían el sebo para caballo; un hombre lo llevaba en un carro. Yo le ofrecí comprárselo y le dije que a mí me iba a servir, que lo iba a llevar a la televisión. Me contestó: ‘Con este animal yo crié a todos mis hijos, lo tengo que llevar a matar y usted me dice que va a ser artista. Yo se lo regalo’. No lo quiso cobrar y vino todos los días de lucha a verlo y acariciarlo”.

Dejó algunas frases para perpetuar su memoria. En 1974, cuando nació su única hija, a la que llamó Paulina, como su mamá, dijo: “Hoy me sentí el Rey Mago que alguna vez quise conocer”. Diez años más tarde, en su lecho de convaleciente, con una pierna amputada como consecuencia de la diabetes, sentenció en la revista TV Guía: “Voy a volver y seré el Pirata Morgan”. Construyó una fortuna que reforzó con inversiones muy rentables, como un garaje en la calle Pacheco de Melo donde se alza un busto en su recuerdo. Una tarde de 1980, entrevistado por la revista Radiolandia 2000, dijo que nunca iba a olvidarse de cuando introducía la mano en los bolsillos de su pantalón corto y no tenía ni una moneda. Por eso, confesó, “siempre me aseguro de salir de mi casa con los bolsillos llenos de billetes, para recordarme a mí mismo cuánto me costó ganar ese dinero”. Acto seguido, en un alarde impensado de generosidad, puso en la mano del encargado del edificio donde vivía (un piso sobre la avenida Callao) un par de billetes de la máxima denominación de ese momento. “Puedo ser cualquier cosa, menos miserable”, definió mientras ofrecía café y prometía que al término de esa entrevista le leería a su interlocutor la borra de esa infusión, tal como se lo había enseñado su abuela.

El último revolcón de su larga lucha lo dio el 27 de agosto de 1991. Con el tiempo surgieron decenas de ciclos similares. Todos tuvieron una vida efímera. Posiblemente les faltó esa materia prima insustituible que llevaba consigo este personaje único que era tan argentino como el dulce de leche. Un porteño típico. Un buscavidas que pasó de la indigencia a la opulencia y que seguramente será recordado con ese mote con que alguien lo definió pensando que iba a resultarle peyorativo y que, sin embargo, a Karadagian, lejos de ofenderlo, lo llenaba de orgullo: payaso.


Andrés Salazar

Fotos: Archivo HECHOS & PERSONAJES

(continúa en el próximo número)


subir

 
 

SU DESTINO EN EL HOROSCOPO

Pronósticos válidos hasta el 20 de Septiembre de 2015 inclusive.

ARIES: Vuelve a encenderse la llama de la pasión. Realimenten su energía para superar los problemas que tanto los afectaron en la primera parte del año. Afianzan relaciones personales y comerciales.

TAURO: Júpiter estimula los cambios en la familia. La sensualidad los inspira para alcanzar todos sus objetivos en el plano sentimental. Acepten los consejos bien intencionados de aquellos que los quieren de verdad.

GEMINIS: Fuerte enriquecimiento espiritual a partir de nuevos contactos. El Sol y Venus potencian los talentos personales y los ayudan a encontrar nuevos caminos. Tiempo propicio para liberarse de viejas ataduras.

CÁNCER: Formidable intercambio con amigos. Consolidan lazos con seres queridos y se fortalece la pareja. Su magnetismo personal será determinante a la hora de alcanzar nuevas metas en el terreno laboral.

LEO: Deben aprovechar las lecciones recibidas para no cometer los mismos errores. Etapa de prosperidad, ideal para desarrollar nuevos planes. Señales positivas para su economía. En el amor comienza un período con muchas turbulencias.

VIRGO: Expresen sus sentimientos sin tapujos. La vida afectiva puede teñirse de nostalgia. Tienen que recuperar la capacidad de ordenar sus cuentas para no cometer imprudencias. Venus los ayuda a destrabar conflictos amorosos.

LIBRA: Se multiplican los proyectos. Sienten el respaldo incondicional de amigos y seres queridos. Sepan aprovechar una buena coyuntura cósmica para desplegar su ingenio, aún en tareas que parecen complejas. Alegría por un reencuentro.

ESCORPIO: Saturno puede alterarles la serenidad de los últimos meses. Los problemas afectivos serán la causa de algunos inconvenientes. Llegan reconocimientos a su labor profesional. Disfruten del ocio con actividades que les resulten placenteras.

SAGITARIO: Buenas perspectivas para alcanzar la plenitud en el amor. La calma se altera por algunos acontecimientos imprevistos. El Sol los acompaña sin retaceos para encontrar soluciones a ciertos problemas que se tornaron crónicos.

CAPRICORNIO: Estarán inducidos a jugar con fuego y probar emociones fuertes en materia afectiva. Contratiempos que postergan la concreción de objetivos, especialmente en el campo laboral. Vitalidad para dinamizar la vida social, que está un poco anquilosada.

ACUARIO: Fortalecen todos los vínculos. La presencia de Marte disipará dudas y clarificará el panorama. No posterguen entrevistas o consultas que pueden ser importantes para el futuro. Vigilen la conducta de sus seres más cercanos.

PISCIS: Habilidad para relajar conflictos y encontrar soluciones en temas profesionales y laborales. La multiplicidad de obligaciones y compromisos puede generarles grietas en la pareja. Vacilaciones que pondrán en riesgo su patrimonio.




Guadalupe Vallejos
Profesora de Filosofía y Ciencias de la Educación
Psicóloga Transpersonal, Astróloga y Tarotista
Consultas: 4864-5651 - guadalupevallejos267@hotmail.com

 

subir

 
Hechos & Personajes no se responsabiliza por el contenido de los anuncios publicitarios que se incluyan en su sitio.
Se reserva el derecho de editar, corregir y abreviar cualquier material aceptado para su publicación.